Escucha activa del mediador de conflictos

Escucha activa del mediador de conflictos: imprescindible para empresas

En un momento tan difícil como el actual, con una crisis sanitaria que crea una gran incertidumbre, los conflictos en las corporaciones pueden adquirir una dimensión aún mayor si no sabemos cómo gestionarlos. Es ahí donde entra en escena la escucha activa del mediador de conflictos. Un papel crucial en las compañías, ahora y siempre.

El conflicto forma parte de la vida tanto personal como profesional y no debemos concebirlo como algo negativo. Para nada tiene que ser así. También nos ayuda a aprender, evolucionar y crecer como personas. Es cierto que resolver un conflicto no es tarea sencilla, de ahí que en este artículo queramos ahondar en la importancia de la escucha activa del mediador de conflictos para las empresas

Comencemos a aprender a escuchar desde el corazón. Con todos los sentidos.

¿Qué es la escucha activa?

La escucha activa es una técnica que busca que los interlocutores dejen a un lado su visión subjetiva para escuchar (que no oír) las opiniones de los demás. Para alcanzar la meta del entendimiento es necesario mostrar empatía y poner mucha atención. Tan solo así comprenderemos el punto de vista del otro y podremos rebajar la tensión acercando posturas.

En esta línea, la escucha activa es una habilidad que permite captar de forma integral todo lo que el emisor trata de comunicar. Y, además, hacerlo sentir que está siendo escuchado. Esto es lo esencial.

Se trata de alcanzar un estado libre de pensamiento, sin prejuicios, donde lo único relevante es cómo se siente el emisor y cómo lo está manifestando. Para que la escucha activa sea efectiva, hay que prestar atención a la comunicación no verbal, a los silencios, al ritmo a la hora de hablar… Todo importa para conocer realmente cómo se siente el individuo. Tan solo así se podrá llegar a comprender la situación y ofrecer una solución viable.

De este modo, podemos decir que gracias a la escucha activa del mediador de conflictos es más sencillo tender puentes y llegar a acuerdos de una forma efectiva y eficiente para las entidades.

Principios básicos para una correcta escucha activa

Las relaciones en las organizaciones son inevitables y con ellas los choques de intereses. Cuando hay un problema no todo el mundo sabe cómo solucionarlo. Afortunadamente, existen profesionales especializados en aplicar técnicas para reducir los conflictos laborales. Como es nuestro caso en Capitán Peri.

Una buena gestión en este sentido permite pasar a la siguiente fase que es la de la negociación entre las partes. En este punto habrá que trabajar las emociones de los implicados para establecer un punto de equilibro con el que conseguir el mayor bienestar para todos. Así como que el proceso sirva de aprendizaje para posibles escenarios futuros.

A continuación se exponen una serie de factores clave a la hora de realizar una adecuada escucha activa del mediador de conflictos:

  • Generar un clima de confianza y respeto entre los implicados, donde se construya una nueva forma de relacionarse positiva y duradera.
  • Trasmitir a los implicados que todas sus opiniones y sentimientos serán tenidos en cuenta en el mismo nivel de relevancia.
  • Conocer los intereses reales de cada persona para poder proponer soluciones adecuadas.
  • Aprender a callar para que la otra parte se sienta escuchada y valorada.
  • No emplear nunca la amenaza o la queja. A contrario, fomentar los consejos y la comprensión.
  • Jamás desconectar de la conversación ni utilizar un lenguaje egocentrista.

En definitiva, la escucha activa no es más que una técnica de mediación que facilita el entendimiento entre posturas contrapuestas para evitar males mayores.

Ventajas de la escucha activa del mediador de conflictos para la empresa

Cualquier empresa preocupada conscientemente por su supervivencia debe hacerlo también por sus empleados y las relaciones que se establecen entre ellos.

Si bien, la comunicación debe ser fluida y primar el respeto y la comprensión por delante de todo. Así, conseguiremos no solo los tan ansiados beneficios económicos sino los realmente importantes beneficios personales. Somos personas y si nos sentimos cuidadas y escuchadas se traduce en una mayor rentabilidad.

Por tanto, implementar una política corporativa de escucha activa del mediador de conflictos en la compañía lleva asociado multitud de beneficios. Entre los que destacan:

  • Aporta tranquilidad al equipo. Ante cualquier problema los empleados saben a quién acudir, siendo el mediador de conflictos la persona encargada de transmitir serenidad para que fluya el diálogo y poder tomar decisiones de forma más rápida efectiva.
  • Sentimiento de grupo. Todos los miembros de la organización se sienten escuchados y valorados ampliando la sensación de pertenecer a un grupo y querer conseguir los mejores resultados.
  • Responsabilidad Social Corporativa. Mejora la imagen de la compañía tanto en el interior de la misma como hacia el exterior. Este tipo de políticas son muy demandadas y valoradas por la sociedad y el propio mundo empresarial.

Si quieres ampliar información sobre nuestro método de escucha activa del mediador de conflictos, no dudes en contactar con nosotros. Estaremos encantados de poder ayudarte.

 

Imagen: Freepik